domingo, 21 de mayo de 2017

La humillación de Canosa

En el siglo V, al caer el poder político del Imperio romano de occidente en manos de los bárbaros, tanto el papado romano como el emperador de Constantinopla se sentían con derecho a heredar Roma, iniciando con ello una serie disputas por el poder político entre el Papado y el emperador. 

Pero, ¿cómo ha llegado la Iglesia católica a tener el poder de desafiar la autoridad imperial y disputarle el poder político en Roma?

Recordemos que el cristianismo fue legalizado y oficializado por los edictos de Milán y Tesalónica, respectivamente, lo cual significaba una conciliación política entre los líderes cristianos y el Estado romano. En ese estado de conciliación fue que el cristianismo estuvo involucrado en el control ideológico de la población, asumiendo el título de Iglesia Católica Apostólica y Romana. A esto hay que sumar la obtención de latifundios, provenientes de los Estados a los que apoyaba así como los ingresos provenientes del cobro de diezmos, primicias, venta de indulgencias y simonías (ventas de cargos y beneficios eclesiásticos). 



















Al convertirse la Iglesia católica en un centro de poder económico y político, en un instrumento ideológico de los sectores privilegiados, con la ambición por ejercer un cargo clerical o dirigir los hilos de la Iglesia, estallaron pleitos, guerras, persecuciones entre reyes, papas, obispos, sacerdotes, pueblos y autoridades. Ese es el contexto de la humillación de Canosa: enfrentamiento entre el Papado y el poder imperial por el control de la Iglesia católica.

El emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Enrique IV (1056 – 1106), apoyado por obispos alemanes, desafió al papa Gregorio VII exigiendo su abdicación. Ambos querían controlar la investidura (designación de cargos eclesiásticos) para consolidar su poder y asegurarse una clientela política. Pero Enrique IV sufrió un revés al quedarse sin apoyo de sus súbditos reales quienes estuvieron del lado del Papa por lo que, en Canosa, se humilló ante el Pontífice para reconciliarse. Años más tarde (1080) ocupó Roma con sus tropas por lo que Gregorio VII tuvo que refugiarse en el sur (Salerno), donde murió poco después (1085).



















El problema de las investiduras fue solucionado mediante el Concordato de Worms (1122), celebrado entre el papa Calixto II y el emperador Enrique V, consagrando al Papa como encargado de conceder la investidura en los territorios imperiales, pero antes de entrar en posesión de su cargo, los obispos debían prestar el juramento feudal de homenaje frente al emperador.

Los emperadores mantuvieron, pues, cierta fiscalización en la designación de los obispos, pero renunciaron a su pretensión de elegirlos. Dueña así la Iglesia de la elección de sus propios miembros confirmó su independencia de acción frente a las autoridades laicas, y se convirtió en la más poderosa institución de la Europa feudal.


Bibliografía

http://www.tiempodehoy.com/cultura/historia/la-humillacion-de-canosa 

- Secco, O. (1965). La antigüedad y la edad media. Buenos Aires: Kapelusz, p. 351, 352 

- Instituto de Ciencias y Humanidades (2007). La historia de la humanidad: una visión desde su inicio hasta el mundo actual. Volumen I. Lima: Lumbreras Editores, p. 334

domingo, 14 de mayo de 2017

Desde 2013, Ley aclara que nombre de provincia Nasca se escribe con 's' y no con 'z'

El Congreso de la República declaró, de acuerdo a la Ley 30118, la necesidad pública e interés nacional la restitución del nombre original de la provincia de Nasca, ubicada en la región Ica.

"Contenido en el Decreto del 25 de junio de 1855 y modificado por la Ley 9300, Ley de Creación de la Provincia de Nasca, precisando que la denominación correcta de la prescitada provincia del departamento de Ica es Nasca con 's' y no Nazca con 'z'", indica la Ley.

La norma publicada en las normas legales del diario oficial El Peruano, precisa que el Poder Ejecutvio, los gobiernos regionales y gobiernos locales deben promover la restitución del nombre original de la provincia de Nasca.

"Disponiendo, de ser el caso, su rectificación en los documentos públicos y oficiales del Estado peruano, así como en los textos escolares y universitarios", recoge el artículo 2 de la citada Ley.

Ampliar

domingo, 18 de septiembre de 2016

La pérdida de las colonias de España en América

Durante la segunda mitad del SXVIII, el desplazamiento político y económico de España de parte de Inglaterra en el escenario mundial tendrá como base a la revolución industrial, lo cual devendrá en la pérdida de sus dominios territoriales en América en favor de esta última en el SXIX.


Entre los factores que participan en el proceso de pérdida de territorios de España en América podemos citar:

-         La incapacidad productiva de España de sostener el monopolio comercial con sus colonias,
-         La necesidad de Inglaterra de mercados donde colocar su producción industrial.
-         El surgimiento de sectores criollos en Caracas y Buenos Aires favorecidos económicamente con el comercio inglés.
-         Los efectos socio – económicos de las Reformas Borbónicas en América sobre la población nativa y los criollos en América.
-         Las campañas político – militares de Caracas y Buenos Aires hacia el virreinato.

-         La crisis de la Hacienda Real debido a los gastos de guerra contra Inglaterra, durante la invasión francesa a España y contra los ejércitos insurgentes de América.

La intransigencia del Tribunal del Consulado

La afectación económica que generaron las Reformas Borbónicas no derivaron sobre el Tribunal del Consulado en una posición separatista pues, según su comprensión, la crisis política y económica del sistema colonial era coyuntural. Sin embargo, a fines del SXVIII y primeras décadas del SXIX, su posición conservadora era insostenible frente a los efectos que generaron sobre España la guerra contra Inglaterra, la invasión napoleónica y las guerras de independencia.